Como tratar con clientes difíciles

EdificioFotolia_14206326_XS-283x300Imagina esto: conseguiste el contrato, la paga es muy buena, pero hay un gran problema, tu cliente es invasivo, casi te acecha. Te exige entre 8 a 10 veces al día tal o cual cosa, te envía un camión cargado de mensajes de correo electrónico e incluso aparece en tu lugar de trabajo de manera inesperada. A pesar de que sigues diciéndole que vas a hacer esos cambios, incluso le dices que lo vas a tener listo para la fecha acordada, con todo y eso el teléfono no para de sonar.

Ok, ese ejemplo puede ser un poco extremo, pero he oído historias que son aún peores, a veces se te puede salir de las manos si no sabes cómo actuar o reaccionar. Algo similar le ocurrió a mí antes, y he aprendido mucho de él. ¿Cómo se puede hacer frente a estas personas que parecen nunca estar satisfecha con lo que se les dice?

Deja las cosas claras antes de trabajar

La mejor manera de evitar esas situaciones es decirle a tu cliente simplemente que tienes otros proyectos que necesitas trabajar también (claramente hazle entender que eres un profesional independiente, que puede tener varios clientes a la vez). Desde un principio marca la pauta de cómo debe ser la relación entre el como cliente y tu.

No hay absolutamente nada de malo en decir algo como:

“Todo se hará para tal fecha, os mantendremos informados de cómo va el proyecto sobre una base diaria”. “Si hay algo nuevo, dame una llamada, si no puedo contestar el teléfono, déjame un mensaje y te llamo de vuelta dentro de un par de horas” (asegúrate de que te llame de vuelta). “Si no es la máxima prioridad, simplemente envíeme un correo electrónico, reviso mis emails 2 veces al día, una por la mañana y otra vez alrededor de las 4pm”.

Esto debe darle a tu teléfono celular un descanso. Basta con comprobar si hay mensajes nuevos cada 2 horas o menos, si es urgente, da a tu cliente una llamada. Recuerda: nadie va a morir si no contesta el teléfono. Tienes trabajo que hacer. Además, el cliente es consciente de que no vas a responder a su correo electrónico de inmediato.

Pide referencias

Tu cliente quiere ver tu trabajo, sabe que has trabajado en el pasado antes de contratarte. Puedes hacer lo mismo. Ser un profesional independiente te da el derecho de rechazar un contrato que no estas seguro o no sabes nada de cómo es ese cliente.

Tal vez te gustaría ver que proyectos anteriores ha solicitado y saber que tan bueno es pagando a tiempo o que tan exigente es. Entonces, si no estás seguro, ¿por qué no contactar con algunas freelancers o personas que han sido cliente de él en el pasado?

Se educado y agradable al hacerlo, no veo ninguna razón para que la persona como es trabajar para ese cliente. Puedes hacer preguntas como: Me gustaría saber si trabajar con x es una buena experiencia, que tan exigente es, es impaciente o cualquier otra cosa que desees saber.

Paga por adelantado

¿Por qué no preguntar por el 50% por adelantado y 50% al entregar el proyecto? Asegúrate de que está en el contrato y no arranques el proyecto hasta que ambos no firmen las partes del contrato (ah, y un abogado). En la mayoría de los casos todo va a ir bien, pero es mejor prevenir que curar.

Algunas personas nunca aprenden

Si hay caso de clientes en particular que no paran de llamar y lo hacen hasta 10 veces al día, y también le dije que revisar sus e-mails sólo dos veces al día, pero el teléfono no para de sonar… y ese cliente termina incluso llamando a tu puerta, esperando que vayas a estar allí, pero no tiene razón, puesto que todavía no llega la fecha prevista, lo que puede ser tan urgente?

Eso, para mí, es como el punto de no retorno. Ya sea que seas realmente trasparente (claro esta vez), y asegúrate de decirle a tu cliente que no vas a trabajar para él nunca más, y explica por qué. Recuerde: algunas personas nunca aprenden.

Por desgracia, tuve que tratar con alguien así antes, y honestamente, la mejor decisión que he tomado fue decirle al tipo que contrate a otro. ¡Qué alivio! Pero no me malinterpreten, no todos los clientes son así, a mí me pasó una vez, pero una vez fue suficiente, ya no me pasa de nuevo.